Belmonte

Antes todo era campo, escena I

Adrián Balseca, Paz Encina & Alberto Martin Menacho

10.09.21 - 17.10.21

Antes todo esto era campo

Escena I. Verás un árbol a mitad del camino

Adrián Balseca, Paz Encina, Alberto Martín Menacho

10 de septiembre – 17 de octubre de 2021

ciclo programado por Lejos lejos

Salimos juntas de casa y recorremos el camino largo y estrecho que lleva al árbol. El viento nos acompaña y huele a jazmín. Nos adentramos en la selva, donde los fantasmas nos recuerdan lo que no debemos olvidar. Con dolor, salimos a la vereda y nos encontramos entre encinas. El sol pega fuerte en la nuca, los perros están atentos. Llegamos a mi barrio, tu barrio. Hay flores. Nos acercamos al árbol y caemos. Caemos en una zanja tan profunda que nos lleva de regreso a casa.

*

Antes todo esto era campo es un ciclo audiovisual compuesto por dos escenas en las que existen distintas maneras de relacionarse con el entorno tanto rural como urbano a través de la memoria. La primera escena sucede entre el 10 de septiembre y el 17 de octubre; la segunda, entre el 28 de octubre y el 20 de noviembre, ambas en la sala de abajo de Intersticio. 

Las obras presentadas en el ciclo permiten experimentar recuerdos ajenos convirtiéndolos en propios, abriendo así posibilidades para la comprensión del otro. En el entorno está cifrada la memoria: árboles y ríos contienen recuerdos de infancia, las montañas y encinas cuentan leyendas y los perros guardan miedos ancestrales.

La agencia y sensibilidad vegetal están presentes en las tres películas que conviven en la primera escena del ciclo: Verás un árbol a mitad del camino

Las encinas preservan la memoria colectiva y son partícipes de las leyendas en Mi amado, las montañas (2017), de Alberto Martín Menacho (Madrid, 1986). En un pequeño pueblo extremeño donde nació su familia, los buitres llevan a cabo rituales, los habitantes intercambian conocimientos entre generaciones y una jóven mujer inicia un nuevo camino más ligera.

En la obra de Paz Encina (Asunción, Paraguay, 1971), el árbol se convierte en una suerte de guardián espiritual de la memoria. Ante la masiva deforestación en Paraguay, Paz se preocupa por la preservación del bosque y la protección de las comunidades que lo habitan. El aroma del viento (2019) reúne imágenes del bosque del Gran Chaco junto a imágenes de archivo cotidianas durante la dictadura de Stroessner. Los sueños se entrecruzan con el recuerdo, generando una nueva memoria familiar que se encuentra contenida en el árbol.

Las dinámicas generadas a partir del extractivismo y sus consecuencias medioambientales en América Latina son asimismo temas que atraviesan el trabajo de Adrián Balseca (1989, Quito, Ecuador). Recientemente, Adrián ha presentado su trabajo en la 34 Bienal de São Paulo, que tiene como una de las premisas curatoriales el verso del poeta amazónico Thiago de Mello: Faz escuro, mas eu canto [Está oscuro, pero yo canto], como un llamado a la resistencia en los tiempos oscuros que vivimos, en concreto en el contexto brasileño. Los valores que subyacen en la ocupación y la violencia ejercidas hacia el territorio y el impacto de la tecnificación del trabajo son cuestiones en las que indaga Adrián en The Skin of Labour (2016), configurando un paisaje sombrío que representa una plantación de caucho en la Amazonía ecuatoriana. Los recipientes de recolección de látex toman la forma de una mano, una presencia fantasmagórica que encarna las relaciones laborales históricas en la región.

Llegamos a mi barrio, tu barrio. Hay flores. Nos acercamos al árbol y caemos. Caemos en una zanja tan profunda que nos lleva de regreso a casa.

Andrea Celda y Elisa Celda

Lejos lejos

Ver PDF

Info

Belmonte de Tajo 61

28019 Madrid

Miércoles a viernes 

de 11.00 a 19.00

Sábados 

de 11.00 a 14.00