Belmonte

Escultura fuera de horma

Hace tiempo que las fronteras entre los medios artísticos han saltado por los aires y la escultura se ha convertido en un fértil campo de cultivo. Recorremos el trabajo de 8 jóvenes artistas que moldean con tino su futuro

Hace tiempo que las fronteras entre los medios artísticos han saltado por los aires. Los objetos dialogan con el espacio, son escenario de performances y materia prima de vídeos que acarician sus superficies. La escultura se ha convertido en un fértil campo de cultivo en el que sobresalen las mujeres. En El Cultural hemos destacado a ocho jóvenes imprescindibles a los que no hay que perder la pista. En sus trabajos subyace una preocupación por la realidad que les rodea, por las pequeñas historias. De delgadas láminas de madera a elementos de construcción, hierro, escayola, cemento pero también cerámica, vidrio, papel, textiles, pelo y agua. Lo cotidiano es político. Recorremos sus proyectos más recientes.

Lucía Bayón. Pulpa de papel

Lucía Bayón: ‘Stubborn’, 2020-2021

Es la más joven de las artistas incluidas en esta selección, con un trabajo sólido y con mucho recorrido. Tras pasar por Berlín y Róterdam, lleva unos meses en Madrid, con su estudio en una nave compartida en Carabanchel, trabajando en Stubborn, una instalación de objetos escultóricos que se está ramificando en distintas presentaciones. Hablamos de Circuitos y de la exposición de Generaciones que abre hoy en La Casa Encendida, también del sabroso aperitivo de la galería Travesía Cuatro en verano. Lucía Bayón (Madrid, 1994) toma como punto de partida materiales “que no guardan una forma en estado sólido”. Esto es pulpa vegetal, papel y prendas desechadas que mezcla con la ayuda de una máquina industrial (la Hollander) con engrudos, escayola, cemento, tierra, resinas vegetales y cera. “El agua es un elemento presente en todos estos procesos –puntualiza– que al final se evapora”. El resultado toma, con ayuda de moldes, la forma de recipientes, de los mismos contenedores donde se lavan los tejidos o se mezclan los materiales que originan estas piezas.

“Lenguaje y objeto me fascinan, tienen trampas, huecos donde suceden cosas, no son neutrales, tienen una carga ideológica muy importante. Me interesa revisar cómo construimos y hacemos uso de ambos, explorar fricciones entre la repetición de un gesto, materia, función y forma”. Además de estas muestras de arte joven, participa pronto en las colectivas inaugurales de dos nuevos espacios en Madrid: Intersticio y Pradiauto, y es una de las Becas de Artes Plásticas del Centro Botín. No le pierdan la pista.

obra de arte en una exposición escultura fuera de horma

Info

Belmonte de Tajo 61

28019 Madrid

Miércoles a viernes 

de 11.00 a 19.00

Sábados 

de 11.00 a 14.00